SIWA es una empresa de consultoría en Estrategia cuya misión es empoderar a compañías con el Arte de la Estrategia en todas sus dimensiones. Estrategia Holistica.

Por un lado SIWA es la sigla en ingles para Strategy, Insights (comprensión), Wholeness (integridad, totalidad), Awareness (consciencia). Cuatro palabras que encapsulan el propósito y la filosofía de nuestro trabajo.

Por otro lado el nombre viene de un oasis que fue testigo de un encuentro ocurrido hace miles de años y que cambió el destino del mundo.

Siwa es el hogar de uno de los oráculos más famosos del Mundo Antiguo. Un lugar remoto, venerado por Reyes y Faraones que lo buscaban para consultar antes de iniciar importantes empresas. Siwa está situado en el Sahara, a través del Mar de Arena del desierto Libio y fue establecido alrededor del siglo X antes de Cristo.

Alejandro Magno, el estratega más completo de todos los tiempos, consulto a Siwa antes de emprender su decisiva campaña para conquistar el mundo en el año 331 AC.

Harvard Class on Strategy with Dr. Frances X Frei

Alejandro Magno, el mayor estratega de todos los tiempos, preguntó al Oráculo de Siwa:


Quien soy?


Conquistaré el Mundo?

Una analogía de dos compañías

Dos reyes habían buscado a Siwa en ese periodo de tiempo, Alejandro Magno y Cambyses II. La historia de ambas búsquedas es una poderosa analogía de dos tipos de empresas en el siglo XXI:

Alejandro, con 21 años en la época, había cruzado Asia Menor con su “Compañía” Macedónica en lo que era considerado por la mayoría de los Griegos como una aventura absurda: conquistar el imperio más grande del mundo, el poderoso Imperio Persa.

Sin embargo, Alejandro habría de comprobar ser el mayor Strategos (líder) de todas las épocas. Inicialmente alcanzó victorias en Asia Menor, actual Turquía, en aquel entonces las fronteras del dominio Persa. Posteriormente llevó a su ejército de 49.000 soldados a través de Egipto, fundó Alejandría y ordenó un descanso para planear y pensar.

Alejandro sabía que necesitaba ir a Siwa.

Alejandro convocó a su “Equipo Ejecutivo”, a su comitiva directa y emprendió un peligroso viaje a través del Mar de Arena. Desde Alejandría, viajó hacia el oeste a lo largo de la costa, sus asistentes montados en camellos con agua para un viaje de cuatro días. Una vez que entraron en el desierto hacia el sur, se perdieron en el camino dos veces.

Después de muchos días vagando casi murieron pero según Callisthenes, su historiador, dos cuervos vinieron al rescate de Alejandro, graznando para reunir los rezagados y volando constantemente en frente hasta que hubieran ubicado a la compañía nuevamente en el camino apropiado hacia Siwa.

Alejandro encontró Siwa, un oasis verde entre los grandes paisajes de esterilidad.

Las preguntas de Alejandro

Alejandro necesitaba conocer su Identidad y su Propósito. Planteó dos preguntas al Oráculo de Siwa: “Soy el hijo de Zeus?” y “Conquistaré el mundo?”. Preguntas que implican auto-conocimiento y propósito, el conocimiento fundamental que un líder necesita poseer para desarrollar el Arte de la Estrategia.

Él recibió información transformadora por parte de Siwa, volvió a Alejandría y desde allí partió hacia la conquista de Babilonia, Persepolis, Susa, las altas montañas del Hindu-Kuch, Bactria y hasta los confines del mundo conocido, India. Alejandro era invencible a pesar de las probabilidades en contra y conquistó todo el Mundo conocido a la edad precoz de 29 años. En menos de diez años había fundado 18 ciudades, había sido proclamado como Rey de Reyes del Imperio Persa, Faraón de Egipto, Rey de Asia, ademas de Rey Macedonio. Diseminó conocimiento cambiando así el destino de pueblos y naciones y estableció los fundamentos para la civilización occidental.

Alejandro, pupilo de Aristóteles, tuvo su pensamiento transformado después de consultar al Oráculo de Siwa y pasó a la historia como el mayor Estratega de todos los tiempos.

Siwa se convirtió así en el lugar donde Estrategia, Auto-Conocimiento y Propósito se encontraron. Cuando estos tres se combinan Estrategia se convierte en la inteligencia que todo conquista.

Alejandro fue representado con cuernos (como hijo de Zeus) desde su visita al Oráculo de Siwa.

El más grande Estratega de todos los tiempos buscó a Siwa antes de ir hacia su legendario destino.

Una otra compañia

Sin embargo, Alejandro no fue la única compañía que buscó a Siwa. Hubo otro rey, 200 años antes, que quiso destruir Siwa.

Cambyses II, hijo de Ciro el Grande, era Rey de Reyes de Persia (522 AC). Él también quiso conquistar el mundo pero no tenía ningún respeto por la gente ni por las costumbres extranjeras. Esclavizó y humilló a sus súbditos, destruyó las tierras conquistadas e incluso cometió sacrilegio por medio a matar a aquel que los egipcios consideraban su toro sagrado, Apis.

Herodoto cuenta que mientras Cambyses II montaba su caballo, la extremidad de su funda se rompió y su espada perforó su muslo – menciona Herodoto que esto sucedió en el mismo lugar en donde había apuñalado el toro sagrado. Cambyses entonces murió de gangrena y de una infección.

No obstante, algunos días antes, Cambyses había ordenado a su ejército cruzar el desierto y destruir Siwa ya que el Oráculo no quería confirmarlo como rey.

Según Herodoto, un ejército de 50.000 hombres, se encontraba a medio camino a través del desierto cuando una masiva tempestad de arena se originó, enterrándolos completamente. Egiptólogos han buscado los restos de los soldados durante muchos años. Algunos creen que en recientes excavaciones petroleras, los restos podrían haber sido descubiertos…

Cambyses II es hoy apenas un rey arrogante y olvidado (como el poema Ozymandias), su ejército perdido para siempre tragado por las arenas del tiempo, así como tantas empresas pueden ser olvidadas cuando no tienen Propósito, ni dirección ni Estrategia.

“Conocí a un viajero de una tierra antigua que dijo:
«dos enormes piernas pétreas, sin su tronco
se yerguen en el desierto. A su lado, en la arena,
semihundido, yace un rostro hecho pedazos, cuyo ceño
y mueca en la boca, y desdén de frío dominio,
cuentan que su escultor comprendió bien esas pasiones
las cuales aún sobreviven, grabadas en estos inertes objetos,
a las manos que las tallaron y al corazón que las alimentó.
Y en el pedestal se leen estas palabras:
“Mi nombre es Ozymandias, rey de reyes:
¡Contemplad mis obras, poderosos, y perded la esperanza!”
No queda nada a su lado. Alrededor de la decadencia
de estas colosales ruinas, infinitas y desnudas
se extienden, a lo lejos, las solitarias y llanas arenas”
Ozymandias – P.B.Shelley – 1817

Alejandro o Ozymandias.
¿Cuál es tu Estrategia? ¿En qué consiste tu Liderazgo?

¿Qué está detrás de un nombre?

Strategy: La estrategia es el más poderoso conocimiento por debajo de todos los logros. Cualquier empresa debe conocer y aplicar estrategia para tener éxito en un mundo competitivo. La Estrategia Integral es la base del pensamiento de SIWA.

Insights (Comprensión): Estrategia es el Arte del Líder. Creemos que la estrategia no se debe tercerizar dada la misma naturaleza y fluidez del mercado. El líder, el CEO, debe ser el estratega de su propia compañía y adaptarse por consiguiente a la cambiante realidad. Insights son la fuente del Pensamiento Estratégico y SIWA empodera a líderes y a sus equipos para adquirir el conocimiento para crear y adaptar Estrategia.

Wholeness (Integridad, Totalidad): Estrategia se trata de Integridad y Totalidad. Una Gran Estrategia considera el panorama total de la vida y de los negocios. La integridad es mucho más que competir contra los otros, es más que el dinero o los beneficios materiales. La integridad se trata de Prosperidad y Propósito. SIWA cree que el objetivo último de una Gran Estrategia consiste en alcanzar un Verdadero Crecimiento. Ayudamos a las empresas en el viaje hacia la Integridad.

Awareness (Conciencia): Estrategia se trata de estar Consciente. Sin Conciencia no hay Comprensión y la Integridad no puede ser alcanzada. La conciencia es el don más excelente de un líder. El nivel actual de desempeño en una empresa, o en una persona, esta dado por el nivel actual de conciencia. SIWA trabaja para elevar el nivel actual de conciencia para mejorar el desempeño y la integridad.